Advertencia

La virtualización es un componente clave en la infraestructura dinámica.

Al aumentar considerablemente la flexibilidad de la infraestructura, la virtualización permite asignar los recursos de IT más rápidamente, de manera más rentable y dinámica, así como responder a los cambios en los niveles de exigencia y los nuevos requisitos empresariales.

Para garantizar los mejores resultados, las organizaciones se están virtualizando en todas las capas de la arquitectura, desde los servidores a los sistemas de escritorio, los sistemas de almacenamiento, las redes y las aplicaciones, a la vez que adoptan nuevos métodos de automatización y gestión de servicios para reducir los costes, mejorar el servicio y gestionar los riesgos.

Reducción de costes

Gracias a la virtualización, las organizaciones pueden aumentar significativamente la productividad y controlar los costes operativos y la complejidad.

Aunque la principal ventaja es el aumento en la utilización de los recursos de IT, la virtualización permite a los gestores de IT ganar un preciado espacio físico. Al tener menos máquinas físicas funcionando, las compañías han conseguido reducir gastos importantes en energía, refrigeración, gestión y otros costes de infraestructura.

Los servicios de virtualización  permiten reducir los gastos relacionados con los tiempos de inactividad, liberar personal, minimizar los costes de licencia, automatizar las operaciones y conseguir un mayor beneficio de la inversión en IT gracias a soluciones innovadoras, software, servicios y plataformas que responden a los requisitos de virtualización.

Servicio mejorado

Con la virtualización, las aplicaciones pueden desacoplarse del hardware, lo que reduce significativamente el tiempo necesario para desplegar nuevos servicios de semanas a horas, o incluso minutos.

También permite perfeccionar dinámicamente cómo se asignan los recursos para que cumplan siempre los acuerdos de nivel de servicio.

A pesar de sus muchas ventajas, la virtualización presenta la dificultad de gestionar una infraestructura virtual en capas sobre una infraestructura física. Las soluciones de gestión proporcionan la visibilidad, el control y la automatización que necesita para gestionar correctamente los entornos virtualizados. De esta forma, se consigue una solución integrada para gestionar los recursos, las cargas de trabajo dinámicas y los servicios.

Gestión de riesgos

La virtualización es la base sobre la que las organizaciones pueden crear infraestructuras de gran disponibilidad y de recuperación en caso de desastre con un rendimiento óptimo del sistema, la red y las aplicaciones.

Los primeros en adoptar la virtualización han reducido la complejidad de IT y han aumentado la solidez de sus infraestructuras de IT. Gestionar y proteger los datos sin que ello afecte a su disponibilidad ha sido durante mucho tiempo un reto para la IT. Ahora por fin tenemos la respuesta: la virtualización.

Los complejos entornos empresariales actuales exigen soluciones que garanticen la disponibilidad de la información y su recuperación con la máxima velocidad posible. Las funciones de virtualización incluyen soluciones diseñadas para garantizar un funcionamiento con un tiempo de inactividad prácticamente nulo en las infraestructuras de IT de las empresas.